Laponia finlandesa

Finlandia es uno de esos países sacados de un cuento. En esta ocasión nos vamos a centrar en una zona de insuperable belleza: la región de Inari; un territorio de montes árticos en estado prácticamente virgen, densos bosques de pino, lagos y ríos caudalosos. Así son los paisajes de la Laponia Finlandesa, que se extienden al norte del Círculo Polar Ártico.

Para conocer bien esta región escandinava hay que recorrer sus reservas naturales y dormir en cabañas que están situadas en plena naturaleza. En verano, además, es posible admirar el paisaje con luz solar hasta altas horas de la noche. Es la época de El Sol de Medianoche, que se extiende por estas latitudes desde mediados de mayo hasta finales de junio.

Para conocer esta maravillosa región lo primero que tenemos que hacer es volar hasta Helsinki, la capital del país. Desde aquí tomaremos otro avión hasta el aeropuerto de Ivalo a 1200 kilómetros. Este aeropuerto está situado en la parte más septentrional del país. Una vez en Ivalo viajaremos por carretera a solo 40 kilómetros al noroeste hasta llegar a Inari, una pequeña población con pequeñas casas de madera pintadas en vivos colores que se encuentran situadas a orillas de lago del mismo nombre. Esta gran extensión de agua contiene tres mil islas, la mayoría cubiertas de árboles fuertes que resisten la dureza de los inviernos de la región. Los renos se acercan a sus orillas para beber, son muy confiados.

Inari es famoso por ser el centro de la cultura sami y el lugar donde aún perviven sur ritos y leyendas, como la de las criaturas que raptan a seres humanos. En la isla de Ukonsaari hay un altar de ofrendas llamado Ukonkivi, donde se hacían ofrendas al dios Uko. El altar fue utilizado por los sami hasta principios del sigo XX.

Los sami, conservan sus tradiciones ancestrales: son nómadas, viven de la cría de renos y mantienen su vestimenta, lengua y gastronomía. Su plato más típico es la carne de reno guisada con salsa de bayas silvestres. En Siida hay un museo con la reproducción al aire libre de un poblado lapón.

Desde Inari a 45 kilómetros se encuentra el pueblo de Njurkulahti, la entrada al Parque Nacional de Lemmenjoki y el lugar donde se situa el centro de visitantes de la mayor reserva finlandesa. En el centro de esta reserva está Kultaha, antiguo lugar de buscadores de oro. En su museo temático se puede probar suerte tamizando agua del río, aunque lo más frecuente es comprar pepitas de recuerdo en laguna de las tiendas.

En esta maravillosa Reserva Natural hay muchas rutas señalizadas que se adentran en los bosques de abedules, pinos y abetos. Durante las excusiones suelen aparecer rebaños de renos. Darse un chapuzón en las frías aguas de sus ríos es un delicia. Hay muchas zonas de acampada y cabañas de pago en las que podemos encontrar saunas finlandesas.

Nos vamos ahora al Parque Nacional de Urho Kekkonen a través de una carretera de cerros boscosos. En el pueblo de Tankavaara, a 27 kilómetros de Lemmenjoki y a 30 kilómetros de la estación de esquí de Saariselkä, se halla el centro de visitantes de Urho Kekkomen. Allí nos informan de rutas que podemos hacer para ver paisajes de extraordinaria belleza: bosques de pinos espigados, altos páramos y ríos caudalosos que se arremolinan sobre rocas formando rápidos. Esta es la esencia de Laponia, sin duda uno de los rincones más bellos del planeta.

cyfuss

cyfuss

Soy Antonio Mejias en la vida real, cyfuss en internet, Líder técnico y consultor OpenText - SAP en mi vida laboral y SocialMedia, Fotógrafo y Músico el resto del tiempo. Estoy encantado de que te hayas interesado por mi y por lo que hago... no dudes en contactar conmigo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =